jueves, 7 de junio de 2012

Cómo empezó

No es como que uno nazca sabiéndolo todo en la vida, pero que complicado es estrenar profesión, una para la que sólo tienes 40 semanas para aprender en lugar de cuatro años; en la que no te dejan tareas y la investigación es opcional, aunque eso sí tienes como 10 asesoras expertas en todas los temas y niguna coincide (suena como a sociología, pero es peor); sin embargo la titulación no es opcional al cumplir 37 semanas cualquier día comenzará tu nueva realidad laboral.

¿Cómo empezó mi transición? Fue lo más raro del mundo, uno confía en que lo que hace y deja de hacer está bien, sobre todo cuándo tienes tiempo practicando, lo que no recuerdas es que a veces de tanto sumar y restar te puedes confundir, entonces primero confié en que ya no sabía contar y le di una semana de duda al posible susto, cuándo vi que de plano ya las matemáticas no estaban a mi favor hice una comprobación, que me dijo "negativo" descansé como dos días y la duda permaneció, era momento de decirle al compañero de equipo quien reaccionó con una sonrisa, pero una frase muy trillada "lo que tú decidas te apoyo, ya sea sumarle o restarle a la ecuación", como la resta en este caso no me gusta decidí que si existía se sumaría, pasaron dos días más y realicé la segunda comprobación en compañía de amigas que me dijeron lo que yo ya casi tenía certero "positivo"; entonces antes de caer presa del pánico dije vamos al médico es quién podrá decir la verdad de las cosas, esa misma tarde fui a ese consultorio tomada de la mano de una de mis mejores amigas quién me decía "tranquila, respira", mi vida estaba cambiando por completo y de verdad que no podía respirar. La doctora me recostó en una fría cama de consultorio, luego de haberme hecho una serie de interminables preguntas sobre todo lo que he hecho en mi vida (¡miedo atravesar todos esos recuerdos!), colocó un enorme tubo con una cámara hacia la región menos transparente de mi ser y lo vi: un punto negro, el primer vestigio de una vida de cuatro semanas dentro de mí, no lo podía creer y salí de ahí con un folder en la mano con las primeras fotos de lo que se convertirá en mi primer hijo, ¿se imaginan? Lo primero que hice fue llamar a su padre y decirle "estoy embarazada", su reacción fue la última que esperaba, gritó de felicidad y antes de que le pudiera decir tenermos que esperar hasta la semana 12 para hacerlo público, él ya lo había puesto en Facebook.

Entonces empezó la aventura con planes, pláticas interminables, pero sobretodo decisiones que cambiarían tres vidas, dos ya en la tierra y una por venir. Pero como dije uno no nace sabiéndolo todo y cuándo empiezan a pasar las semanas y notas como todo empieza a cambiar nacen las dudas, nadie te ayuda a resolverlas y tu médico siempre va a decir "no te preocupes, eso es normal", pero ¿qué es normal en el parámetro de qué? porque para mí no era normal tener sueño todo el tiempo, querer papas con mucho limón y que el olor a mayonesa me pareciera lo más molesto del mundo. Entonces recordé algo que he visto cientos de veces en las clases de la maestría: vivimos en la Era de la Información y del Conocimiento; es decir todas las respuestas están en la red, es hora de ponerse a estudiar; ahora 29 semanas después llegando a la 33 con siete semanas por recorrer siento que ya lo leí todo y le explico sus dudas a todos, pero yo aún tengo demasiadas en mi mente.

Este es el inicio de mi camino de periodista a mamá, prometo contar más cosas y espero les sirvan.

4 comentarios:

  1. Preciosa y enriquecedora experiencia

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. felicidades por este articulo esta bellisimo Nat, definitivamente no nacemos sabiendo ser padres, gracias a esa célula creciente tus profesiones se multiplicaran es una experiencia hermosa y creeme ni todos los libros ni todos los artículos de la red ni los consejos de amigos y familiares te serán suficientes ya que lo mas importante lo iras aprendiendo sobre la practica, por que cada uno es diferente. solo disfruta cada segundo cada gesto cada roce cada mirada por que eso créeme son únicos e irrepetibles.
    Enhorabuena la llegada de tu angelito y bienvenida al club de mamas =) besos

    ResponderEliminar